Las manualidades enriquecen al niño, le ayudan a comunicarse y a comprender e interpretar el mundo que les rodea. Estas actividades les ayudan a estimular su capacidad de observación además de desarrollar su imaginación. Está demostrado que hacer manualidades de forma diaria les abrirá la mente, ayudando a mejorar su compañerismo, tolerancia y sensibilidad.

Con estas actividades tan creativas el niño aprende a expresarse, a comunicar sus sentimientos, en una etapa donde cuesta más entender y mostrar lo que sentimos. Por esta razón, es muy aconsejable para niños con problemas a la hora de comunicarse.

Antes de embarcarnos en una nueva actividad con nuestro hijo, es muy importante planear bien qué manualidad queremos realizar. Debe ser una actividad motivadora, que el niño realice con gusto y ganas. De esta forma, el pequeño no tendrá problemas a la hora de esforzarse un poco más.

A veces no sabemos qué manualidades realizar con los más pequeños de la casa, y acabamos por estancarnos. En internet puedes encontrar un sinfín de manualidades destinadas a mejorar el aprendizaje del niño.

También es muy importante el lugar que escojamos para realizar la actividad. Nuestro hijo se tiene que sentir seguro y cómodo, por lo que es conveniente un lugar acogedor que libere su potencial creativo.

Escríbenos por whatsapp